Consuelo Rumí: “Ni la segregación ni la discriminación son el camino para salir de la crisis”

Consuelo Rumí, secretaria de Estado de Inmigración y Emigración.

Consuelo Rumí, secretaria de Estado de Inmigración y Emigración.

(EFE, Zaragoza) La secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí, ha asegurado, respecto a los problemas de convivencia con los inmigrantes que pudieran surgir por la coyuntura económica, que “ni la segregación ni la discriminación son el camino para salir de la crisis”.
Así lo ha indicado en la presentación del Plan Integral para la Convivencia Intercultural en Aragón 2008-2011 que, dotado con 74 millones, incluye tres líneas estratégicas -acogida, inclusión y convivencia-, y 154 medidas para garantizar a los inmigrantes -164.827 a 30 de septiembre de 2008, cerca del 12% de la población y la mayoría de Rumanía- el acceso a los servicios públicos, la práctica de sus derechos y el respeto a su diversidad cultural.

 


“Éste es el momento en el que todos tenemos que trabajar de manera solidaria para salir” de la situación actual, ha subrayado Rumí, quien ha hecho hincapié en que no se puede olvidar que los inmigrantes, que también viven la crisis, llegaron a España cuando se les necesitaba para ocupar puestos que los españoles no cubrían, han pagado sus impuestos y han colaborado en el enriquecimiento del Estado de Bienestar.
“Es en este momento cuando no podemos dar ni un paso atrás en las políticas y en las medidas de integración, porque justamente ahora es cuando más se necesitan”, ha insistido la secretaria de Estado, quien ha apuntado, respecto a la llegada de inmigrantes, que al haber menos demanda de trabajadores va a haber menos contrataciones en origen.
También se ha referido a la reforma de la Ley de Extranjería, la primera que nace “sin vocación electoralista o ejemplarizante”, que que da soporte a una política migratoria “equilibrada”, que incorpora derechos y obligaciones y que tiene por objetivo canalizar adecuadamente los flujos laborales de acuerdo a las necesidades del mercado laboral español.
Para Rumí, se equivocarían quienes pretendiesen hacer de la reforma “una razón para el enfrentamiento, para la polarización o para la división política o social”, ya que “conecta” con una mayoría de ciudadanos que quieren “derechos y obligaciones, orden y legalidad, persecución del fraude y de la irregularidad, integración y respeto a las normas básicas de convivencia”.
Por su parte, la consejera de Servicios Sociales, Ana Fernández, ha señalado que Aragón, en los últimos nueve años, ha acogido a más de 160.000 inmigrantes e insertado laboralmente a más de 80.000, y los aragoneses han reaccionado con respeto y tolerancia, pero queda pendiente la convivencia diaria, por lo que es necesario favorecer el conocimiento mutuo y normalizar el reconocimiento a la diferencia para construir “una ciudadanía inclusiva”.
Además, y recogiendo la propuesta del Foro de la Inmigración de Aragón, Fernández ha animado al Gobierno central a eliminar los obstáculos jurídicos y administrativos respecto al voto en las elecciones municipales de los extranjeros con residencia permanente en España porque, a su juicio, “no cabe una sociedad verdaderamente democrática si impide la participación social y política de quienes viven y trabajan en ella”.
En cuanto al Plan Integral de Inmigración, que a juicio de Rumí demuestra cómo las políticas de integración en Aragón están “a la vanguardia”, Fernández ha recordado que incluye medidas de educación, salud, formación, empleo o servicios sociales, que implica a todo el Gobierno y que han participado en su elaboración cerca de 130 personas de distintos ámbitos.
“Tiene que ser un Plan de todos”, ha dicho Fernández, y más en estos momentos en el que los inmigrantes pueden tener problemas añadidos a los del resto de trabajadores y es necesario “hacer un esfuerzo en inclusión social”.
Ha reconocido que cuando se elaboró el Plan la economía crecía y no se podía prever el “cambio abrupto” de la coyuntura internacional, con un reflejo “inmediato y severo” en el empleo que ha hecho que en pocos meses Aragón y España se enfrenten por primera vez a una crisis económica y laboral conviviendo con un porcentaje significativo de trabajadores extranjeros.
La crisis, ha añadido, afecta de manera especial a los colectivos más vulnerables de la sociedad, entre ellos los inmigrantes, y a la preocupación por el desempleo se une la prevención de discursos “de corte xenófobo” que no se pueden “consentir” y que, aunque puedan tener éxito momentáneo, detrás de ellos “no hay ni respuestas, ni medidas viables ni de buen pronóstico para superar la crisis”.
Además, ha defendido ser rigurosos, porque restringir o vulnerar derechos a una parte de la población “siempre deriva en una pérdida de calidad democrática y de derechos para toda la población”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: